¿Cómo son definidas las personas defensoras de los derechos humanos?

El término « defensor/a de los derechos humanos » se refiere a toda persona que, de forma individual o junto a otras personas, actúa para promover y defender los derechos humanos.

Una persona defensora, por ejemplo, puede:

-Llevar a cabo acciones para hacer conocer los derechos humanos;

-Buscar la implementación de estos derechos humanos y asegurarse de que sean respetados;

-Actuar frente a una violación de los derechos humanos o prevenir toda situación de posibles violaciones.

 

No existe ninguna definición estricta de los defensores y defensoras de los derechos humanos ya que puede referirse a cualquier persona que actúa en cualquier momento para la promoción y la protección de los derechos humanos.

Por esta razón, una persona defensora se define ante todo por lo que hace, por sus acciones y no por quien es. No importa su identidad.

 

Esto significa que toda persona que se compromete y actúa para la promoción y la protección puede ser considera como defensor o defensora.

 

Las personas defensoras de los derechos humanos puede ser una mujer o un hombre, un abogador, un estudiante, un empleado de una organización no gubernamental o cualquier persona de cualquier ámbito profesional. No importa su edad, su nacionalidad o su religión.

 

Esto significa igualmente que se puede considerar defensora de los derechos humanos una persona que actúa toda su vida para promover y proteger los derechos humanos o si solo lo hace de forma ocasional o puntual, e incluso a veces una sola vez en su vida.

 

¿Existen criterios mínimos?

 

No se requiere ningún diplomado o formación específica

Sin embargo, las acciones del defensor o de la defensora se deben hacer de acuerdo con la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos y la filosofía de los derechos humanos.

 Los defensores deben:

 

  •  Llevar acciones pacíficas

Para ser protegido/a por las disposiciones de la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos, se debe actuar de forma pacífica en todas las acciones de promoción y defensa de los derechos humanos.

Así, si una persona que lucha contra los derechos humanos crea disturbios que alteran el orden público usando la violencia, no podrá ser considerada como una persona defensora de los derechos humanos.

 

  • Aceptar la universalidad de los derechos humanos

Las personas defensoras de los derechos humanos deben aceptar el hecho que cada derecho humano es indivisible de los otros y que el conjunto de estos derechos forma un conjunto universal, interdependiente y se aplica a todas las personas sin importar el lugar o el momento.

Por ejemplo, uno no puede considerarse un defensor si defiende ciertos derechos pero niega los derechos de las mujeres o discrimina ciertas minorías.

 

  • Defender un derecho fundamental

Las personas defensoras de los derechos humanos deben tener como preocupación un derecho vinculado a los derechos humanos, tal cual son enunciados en la Declaración universal de los derechos humanos de 1948.

 

Para leer más sobre este tema, pueden consultar el sitio web del ACNUDH sobre la Relatoría de las Naciones Unidas sobre defensores y defensoras de los derechos humanos.