Prioridades del Relator actual

En el informe que presentó a la Asamblea general de las Naciones unidas en diciembre de 2014, el Relator especial expuso sus prioridades y plan de trabajo para los años 2015 a 2017 (es decir por la duración de su mandato).

 

Proponer un análisis afinado de las tendencias y problemas 

Para ello, organizará consultas con personas defensoras o reuniones con representantes de los Estados. Así, podrá recoger sus observaciones sobre los fenómenos que afectan a los defensores.

 

Identificar las amenazas 

En cada uno de su encuentro, el Relator especial debe poner una atención especial a las represalias así como en las nuevas formas de amenazas que afectan a los defensores y  a su entorno cercano.

Además, cada informe presentado a las Naciones unidas contendrá una sección especifica dedicada a analizar estas amenazas.

Este trabajo permite evaluar la protección y el apoyo brindado a las personas defensoras para que las soluciones ofertas sean más adaptadas a sus necesidades.

 

Reforzar la cooperación con los otros Relatores especiales

Numerosas situaciones conciernen también otras relatorías especiales. Es el caso, por ejemplo, de los Relatores especiales sobre libertad de expresión o sobre libertad de asociación y de manifestación pacifica.

Por eso, el Relator especial tiene el objetivo de desarrollar durante su mandato una serie de acciones conjuntas (comunicaciones con los Estados, declaraciones, visitas, etc.) con otros Relatores especiales cuyas temáticas incluyen en ciertos casos situaciones de amenazas y ataques contra los defensores de los derechos humanos, asegurando al mismo tiempo la independencia de su mandato.

 

Asegurar un mejor seguimiento 

Tratándose de las comunicaciones recibidas por su equipo de trabajo, el Relator especial quiere modificar el sistema de seguimiento para hacerlo mas pertinente, efectivo y para obtener respuestas más rápidas y adaptadas por parte de los Estados.

El Relator especial desea reforzar también los intercambios con los Estados acerca de expedientes que quedaron sin respuestas con los Estados e integrara las buenas prácticas de los Estados que han reaccionado de manera positiva a una comunicación.

 

Promover una cooperación reforzada

El Relator especial se propone reunirse con todas las personas y organizaciones interesadas en esta temática (los Estados, la ONU, los mecanismos regionales de protección de los defensores, las ONG, las cortes regionales y los medios).

En estas oportunidades, el Relator especial podrá presentar el mandato, aportar su ayuda técnica o proponer medidas concretas para reforzar el dialogo y la cooperación para que se respeten de forma efectiva los derechos de los defensores de los derechos humanos.

 

Desarrollar la difusión de buenas prácticas

El Relator especial desea dar a conocer las buenas prácticas desarrolladas por los distintos actores comprometidos con la protección de los defensores de los derechos humanos.

Por ejemplo, numerosas organizaciones no gubernamentales han desarrollado mecanismos concretos de protección  (ayuda jurídica, apoyo sicológico y médico, etc.), de solidaridad internacional o de reacción rápida frente a situaciones urgentes que enfrentan ciertos defensores.

Asimismo, varios Estados han desarrollado herramientas, legislación nacional, directrices o programas de protección hacia los defensores. Ciertas municipalidades han implementado programas de reasentamiento conocidos como las ciudades albergues.

 

Reforzar la difusión de la Declaración sobre defensores

En todas sus misiones, el Relator especial buscará promover en cada oportunidad la Declaración.

De hecho, llevará a cabo acciones para incentivar la traducción de la Declaración en la mayor cantidad posible de idiomas y dialectos para que dicha Declaración sea accesible a todas las personas.

 

Dar mayor visibilidad a la situación de los defensores

Con los medios que tendrá a su disposición, el Relator especial actuará para hacer conocer, entre otras cosas:

- los relatos positivos y éxitos sobre el trabajo de los defensores;

- los problemas a los cuales se enfrentan;

- los medios y herramientas de protección;

- las buenas prácticas que existen a nivel nacional.

 

Luchar contra las represalias 

El Relator especial pudo constatar que una gran cantidad de personas que cooperan con las organizaciones internacionales o regionales sobre casos de violaciones de los derechos humanos, han sido objeto de represalias.

Para luchar contra este fenómeno y la impunidad que lo favorece, llama, junto a otros Relatores a que los Estados tomen acciones firmes y que la comunidad internacional se posicione a favor de la nominación de un punto focal de las Naciones unidas sobre esta cuestión.

 

El Relator Especial se propone explorar más a fondo el mandato de protección que le ha sido confiado e ir lo más lejos posible en el ejercicio de su mandato cuando le parezca oportuno

 Extracto del informe del Relator especial ante el Consejo de derechos humanos en 2014