“Hay que actuar ya para que Honduras no se convierta en una zona de impunidad para los asesinos de personas defensoras de derechos humanos”

Personas defensoras del medio ambiente, de la tierra y para la responsabilidad de las empresas
GINEBRA – El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de las y los defensores de los derechos humanos, Michel Forst, pidió hoy al Gobierno de Honduras que “tome medidas inmediatas y concretas, para evitar el riesgo de que el país se convierta en una zona de impunidad para los asesinos de defensoras y defensores de derechos humanos”.

La exhortación del Sr. Forst se produce tras otro asesinato de un dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), la organización fundada y liderada por la destacada dirigente indígena Berta Cáceres, defensora de los derechos del medio ambiente y de las mujeres matada hace pocos días.

El asesinato de Nelson García ocurrió el 15 de marzo poco después de haber presenciado un desalojo forzado llevado a cabo por las fuerzas de seguridad en la zona de Río Lindo, al sur de San Pedro Sula. “Esta nueva tragedia deja al descubierto una vez más las principales fallas en la protección de las y los defensores en el país”, dijo el experto.

“En medio de incesantes ataques contra defensoras y defensores del medio ambiente y de los pueblos indígenas, es hora de que las autoridades hondureñas tomen medidas concretas para garantizar la seguridad de todas las personas defensoras de los derechos humanos en el país y sus familias,” subrayó el Sr. Forst, recordando la obligación de los Estados a garantizar la seguridad y la protección para todas las personas defensoras o activistas dentro de sus fronteras.

Insto al Gobierno de Honduras a condenar públicamente el asesinato de Nelson García y garantizar una investigación inmediata, independiente e imparcial sobre su muerte”, señaló. “Este ciclo de violencia sólo se detendrá cuando se enfrente a la impunidad y los autores de esos atentados comparezcan ante la justicia”.

Según varios informes recibidos por el Relator Especial, Honduras se ha convertido en uno de los países más peligrosos del mundo para las personas defensoras de derechos humanos, en particular las que promueven los derechos relacionados con el medio ambiente y la tierra.

El 5 de marzo, después de la muerte de Berta Cáceres, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió medidas cautelares a favor de todos los miembros del COPINH, que enfrentaban una escalada de amenazas y acoso. “Sin embargo, lamentablemente esto no ha impedido el asesinato del Sr. García”, concluyó el Sr. Forst.

 

La declaración de Sr. Forst también ha sido respaldada por Relator Especial sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica y de asociación, Maina Kiai; el del Relator Especial sobre los Derechos Humanos y las sustancias y desechos peligrosos, Başkut Tuncak, y el Relator Especial sobre la cuestión de las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el disfrute de un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible, John Knox.

 

© Photo: COPINH